¿En la actualidad estamos frente a una desglobalización o a una nueva globalización?

A lo largo de la historia, las sociedades han enfrentado diversos cambios y adaptaciones a nivel económico, político, social y cultural. Siendo evidente la fuerza con la que ha imperado el sistema capitalista a nivel mundial. Sistema que, a grandes rasgos, se ha caracterizado por el aumento del capital económico como aspecto que impulsa la riqueza a partir de la acumulación y privatización del mercado. A su vez, este sistema ha impuesto nuevas formas de relación entre los seres humanos, resaltando el individualismo y la competencia. En este ensayo se va a sostener que la sociedad está experimentando una nueva globalización en donde la tecnología se ha vuelto imperante para poder sostenerla.

En un principio, sujeto a las reglas del capitalismo se encuentra la globalización, que abarca en su proceso lo político, económico, cultural y social, ayudando a la interrelación económica entre diversos países, bajo el manejo de empresas multinacionales; destacándose paulatinamente la regulación en los ámbitos de la vida por el libre mercado, que contribuye al aumento de poder de grandes corporaciones.

En este sentido, luego de estas claridades sobre lo que implican ambos aspectos, la globalización se considera como un sistema tan fuerte, el cual involucra tantas ramas de la sociedad, que en este momento, por motivos de pandemia por covid-19, está experimentando una nueva globalización, no como una diferente sino como una nueva adaptada a los cambios de la sociedad.

Ahora bien, teniendo en cuenta un panorama donde a nivel mundial se afectó la economía por causa de los bloqueos entre fronteras de los países por el virus del SARS-Cov-2 o COVID-19 en el año 2019, surgido en la ciudad de Wuhan en China, esta enfermedad “No llega en cualquier espacio-tiempo. Lo hace en un momento histórico de agotamiento de los recursos naturales y de emergencia climática y medioambiental. También de retrocesos democráticos y de derechos y de desconfianza y rechazo hacia los sistemas políticos. Vivimos, asimismo, en sociedades resquebrajadas por profundas desigualdades (no sólo Norte/Sur, sino al interior de las sociedades nacionales) y con los servicios públicos desmantelados por décadas de neoliberalismo que, más allá de la economía, también impregnó fuertemente las subjetividades individuales y colectivas”. (Bringel, 2020)

En este sentido, se reconoce las problemáticas sociales en las que se sostiene la globalización. No obstante, esta sufrió gran afectación en las relaciones comerciales, entre los países por la misma bioseguridad que debió implementarse. Igualmente, se destaca que la globalización en términos de lo que se ha conocido por tanto tiempo ha corrido y corre algunos riesgos. Sin embargo, “Es probable que el comercio internacional adopte nuevas formas. Así, puede ocurrir que se reduzca el comercio de bienes físicos y la movilidad de las personas mientras que la globalización digital puede ganar importancia” (Zweifel, 2020)

De este modo, es necesario retomar el aspecto de la digitalización, pues en esta era del auge tecnológico e internet, se puede considerar que va a ser un elemento más que importante para mantener la dinámica de la globalización; puesto que ha posibilitado una mayor interacción entre personas a una gran distancia, llegando al punto de desplazar el trabajo al sector privado (que es representado como el hogar), contribuyendo a mantener el flujo no solo de comunicación sino llegando a influir en lo económico; aspectos que si bien alimentan la lógica de los valores del capital mencionados anteriormente (individualismo y competencia), fortalecen de alguna manera al mismo sistema, evidenciando una transformación en tiempo de crisis, que trata de adaptarse a los cambios inherentes de la sociedad.

Finalmente a manera de recapitulación, la sociedad está experimentando una nueva globalización, no como una diferente sino como una nueva adaptada a los cambios de la sociedad, que hace mayor uso de las herramientas tecnológicas y recursos económicos para mantenerse vigente, y a pesar de que se puede ver en peligro, “El caso es que las relaciones comerciales internacionales siempre tienen riesgos. Pero los beneficios de economías interconectadas a nivel mundial son mucho mayores que los costes” (Zweifel, 2020). Por lo menos para los mismos sectores que imperan el mercado.

Referencias:

  • (Bringel, 2020) Geopolítica de la pandemia, escalas de la crisis y escenarios en disputa. Geopolítica (s), 11, 173.
  • (Zweifel, 2020) El Post Covid-19 y la nueva globalización. El economista.es

Recuperado de: (https://www.eleconomista.es/opinion-blogs/noticias/10540868/05/20/El-Post-Covid19-y-la-nueva-globalizacion.html)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.