Trump, El TPP y Colombia

El actual presidente estadounidense Donald John Trump del que sólo se sabía que era un magnate neoyorquino, es ahora una de las figuras con mayor responsabilidad en la economía mundial. Desde su nueva posición como líder del país, él ha tomado decisiones un poco controversiales pero que al final de cuentas, podrían ser una suerte para algunos países subdesarrollados de Sur América.

Como primera medida Trump ha firmado una orden para retirarse del acuerdo TPP (Trans-pacifico de Asociación Económica), un legado comercial que había establecido su antecesor Barack Obama (Portafolio, 2017). El cual tendría como propósito reunir a 12 países que juntos representarían más del 40% del PIB mundial, con un mercado de 800 millones de habitantes (BBC, 2017).

El argumento que lleva acabo para justificar su decisión recae en los hombros de los trabajadores norteamericanos, a quienes dará toda prioridad fortaleciendo su economía interna y generando más empleo, en teoría. Un desempleo que estaba en 4.7% durante el gobierno de Barack Obama, casi llegando a márgenes de pleno empleo en ese país (BBC, 2017). Para Trump, el acuerdo comercial que se estaba gestando era pernicioso para los trabajadores de su país y debían tomar medidas al respecto.

Podríamos decir que los argumentos del nuevo presidente estadounidense para tomar esa decisión son algo desconcertantes, los cuales son rechazados por un sin número de expertos, que califican como una “mala decisión” para la economía de su país; es una ventaja económica que debe aprovechar Colombia, puesto que el acuerdo Trans-pacifico iba a tener como consecuencia un bajísimo nivel de exportación para los nuestros.

Colombia, Brasil, Venezuela, Ecuador, Honduras y Trinidad y Tobago, iban a ser en ese orden, los más afectados con la entrada en vigor del acuerdo mencionado anteriormente, en los cuales estaba México, Perú y Chile, quienes serían el sustento estadounidense en cuanto a América Latina. Otros países que hacen parte del acuerdo son Australia, Brunéi, Canadá, Japón, Malasia, Nueva Zelanda, Singapur y Vietnam.

Sin embargo, el acuerdo TPP ahora está siendo evaluado, ya que una de las premisas para que entrara en vigor era la ratificación de que los miembros que hacen parte del acuerdo representaran un 85% de la economía en Bloque (Portafolio, 2017), siendo Estados Unidos, casi el 60% de esa economía. Por lo tanto, era indispensable que el país norteamericano hiciera parte de este acuerdo comercial Trans-Pacifico.

Por suerte para Colombia, no parece ser prometedor la continuación del acuerdo que perjudicaría los sectores petroleros y de minería, alimentos, bebidas, tabaco, minerales y otras manufacturas. Como resultado de este acto, nuestro país tiene ahora tiempo para enfocarse en fortalecer su comercio internacional, revalidando sus clientes comerciales para asegurar una pequeña porción de las compras mundiales. En especial, en un momento tan importante donde uno de sus socios comerciales más fuertes, está cambiando todas sus políticas internacionales.

En otras palabras, Colombia debe buscar nuevas oportunidades con los países de Asia, quienes parecen evolucionar cada vez más sus dinámicas económicas, y de comercio internacional y más aún, si Estados Unidos, definitivamente cierra su economía (Gremio de Comercio Exterior, 2017).

REFERENCIAS

Washington. (2017). Colombia, uno de los más beneficiados  con el retiro de EE.UU. del acuerdo Asia-Pacífico. Revista Portafolio, Estados Unidos.

Bermudez, Angel. (2017). Quién gana y quién pierde con la salida de Estados Unidos del TPP, el acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica. BBC Mundo, México.

Diaz, Javier. (2017).Gremio del Comercio Exterior. Opinión. Colombia.

 

INTrade Negocios Internacionales & Logística

Leave a reply

Artículo Recomendado