BITCOIN Y BLOCKCHAIN: La utopía de la confianza

El año 2017 será recordado como el año del “criptoboom”. Cuando monedas como bitcoin, la primera criptomoneda, empezó a romper todos los records de precio alcanzando su punto cúspide sobre los 20.000 dólares; al tiempo otras criptos como Ripple crecieron en un 36.000%, NEM 29.000% o Ethereum en un 9000%, mientras que la capitalización del cripto-mercado superaba la increíble cifra de los 600 billones de dólares, como era natural, se empezó a hablar de la criptoburbuja, pues entonces nadie podía explicarse cómo un simple numero en un móvil u ordenador pudiera tener un precio tan elevado y cómo se había propiciado una migración de capitales tan grandes a un sector prácticamente en desarrollo, sin historial, sin regulaciones y sin más garantías que la misma confianza de los usuarios. Lo cierto es que aun hoy pocos entienden que el valor real de bitcoin y las más de 1400 criptomonedas que existen en la oferta global radica en un protocolo de internet basado en la confianza matemática, incorruptible, siempre pública y que por primera vez en la historia de la humanidad permiten la transmisión, verificación y custodia de valor a través de internet. La tecnología que hace posible la existencia de estos activos digitales, se denomina blockchain o cadena de bloques, una tecnología con el potencial para transformar el mundo tal y como lo conocemos.

“Bitcoin es la medida del valor mismo de la confianza de la gente”

El surgimiento de las criptomonedas como activos digitales ha generado todo tipo de reacciones, defensores que ven en la blockchain la solución para el inicio de un mundo más justo, equitativo y accesible, hasta sus detractores más acérrimos que consideran las criptomonedas una moda pasajera aprovechada por delincuentes y terroristas. Lo cierto es que más allá de esas discusiones, los gobiernos y las grandes corporaciones financieras y no financieras, han centrado su mirada en las criptomonedas y la tecnología blockchain y no sólo como medio de intercambio monetario sino también en sus diferentes usos en varios sectores de la sociedad y el estado, como un verdadero agente de cambio en la transferencia, verificación y custodia de valor a través de internet. Estamos hablando de grandes jugadores de la economía global, con el capital y la influencia suficiente para propiciar cambios en el entorno global, tales como Microsoft, Apple, IBM, Samsung, Amazon, Google, Telegram, JP Morgan, Goldman Sachs, BBVA, Santander, Virgin, Money Gram, Saxo Bank, Wester Union, además de celebridades y personajes de alto reconocimiento mundial, la lista es larga y cada día crece más el número de adeptos que han encontrado en esta tecnología la posibilidad de optimizar procesos, reducir costos y tiempos, potenciar rendimientos y garantizar la seguridad de sus protocolos.

Más allá de las finanzas
Desde el seguimiento del origen de la cepa de un vino hasta la verificación de un título inmobiliario, las posibilidades del uso masivo y cotidiano de la blockchain son gigantescas, todo aquel proceso que requiere verificación de origen, seguimiento preciso y validación de datos, puede ser confirmado a través de la cadena de bloques, la información es pública, siempre inalterada y accesible, esto podría representar una revolución para los gobiernos y corporaciones que gastan gran parte del presupuesto en la validación y salvaguarda de datos, procesos como trámites de registros comerciales y de identidad personal, historias clínicas, servicios notariales, patentes, registros de derechos de autor, seguimientos de mercancías y envíos, logística comercial, cadena de suministros, voto electoral, entre otros, son sólo algunas de las posibilidades donde la blockchain podría representar toda una revolución.

Amenazas y regulación internacional
Como cualquier tecnología disruptiva, el surgimiento de los criptoactivos plantea nuevas y grandes oportunidades, pero también enormes desafíos y amenazas surgidas del desconocimiento, los vacíos jurídicos en la regulación internacional, su uso inadecuado con fines delictivos y el miedo o incertidumbre del status quo ante la revolución que este fenómeno representa, ante la ola desbordada de capital hacia las criptomonedas y la acaparación de la atención de los medios de comunicación, los principales gobiernos del mundo han empezado a adecuar su legislación ante la nueva realidad económica.
Países como Alemania, Corea del sur, Japón, Canadá, se han mostrado abiertos y han implementado leyes oficiales con el fin de regular el uso de las criptomoedas, otros como USA, Rusia, China, han abordado el fenómeno imponiendo leyes regulatorias más estrictas, otros estados han anunciado estar trabajando en un marco regulatorio tales como Suiza, Suecia y El Reino Unido, mientras que también hay casos especiales como lo representa Venezuela, país que recientemente lanzó su propia criptomoneda oficial, respaldada según el mismo Gobierno Venezolano, en reservas de petróleo, en medio de muchos cuestionamientos internacionales e internos sobre la legitimidad del activo y de señalamientos sobre la improvisación del proceso y muchos vacíos que dejan dudas sobre el valor real de esta criptomoneda, surgió el Petro, la primera criptodivisa oficial de un Estado, el país vive una profunda crisis política, social y económica y anunció el lanzamiento de la moneda como una medida para tratar de afrontar dicha crisis.
En Colombia, recientemente la Súper Intendencia Financiera ha hecho varios pronunciamientos frente a las actividades relacionadas con el comercio de las criptomonedas; en el 2017 había instado a los ciudadanos a tener cuidado con este tipo de transacciones, debido a que el bitcoin carecía de valor legal como moneda en Colombia. Posteriormente y con el incremento de la aceptación mediática, la posición pareció tornarse más benevolente e incluso participativa cuando la entidad anunciaba el inicio de la investigación y desarrollo para la tecnología blockchain, en diciembre de 2017 durante una ponencia sobre Criptomonedas, la codirectora del Banco de La República Ana Fernanda Maiguashca afirmó que la compra y venta de bitcoin en Colombia no era ilegal, no obstante no existe aún ninguna ley formal sobre los criptoactivos en Colombia.

“Las criptomonedas representan la esperanza de la gente sin esperanza”

La visión original de Satoshi Nakamoto, el seudónimo del creador o creadores del bitcoin, era convertir la moneda en la posibilidad de devolver el control del dinero de nuevo a las personas. Su tesis consiste en la eliminación de intermediarios y de agentes reguladores como bancos y gobiernos mediante la creación de un sistema auto-sostenible y auto-regulable, basado en la confianza y la recompensa justa, mediante la resolución de problemas matemáticos complejos por medio del uso de la computación. Es decir, bitcoin representa la posibilidad de que cada individuo sobre la tierra pueda acceder a la economía global usando una simple conexión a internet, esto es algo verdaderamente revolucionario en un mundo donde un tercio de la población mundial no tiene acceso a los servicios financieros básicos como una cuenta de ahorros, y que puede llegar al 75% en países en vía de desarrollo como Colombia.
Sin embargo, bitcoin no es el final de los bancos como muchos idealistas de las criptomonedas han sugerido, paradójicamente ha sido precisamente el sector financiero uno de los más activos en el impulso de esta tecnología, realizando grandes inversiones en su investigación, recientemente se publicó cómo 6 de los mayores bancos del mundo se unían para crear una moneda digital propia basada en la blockchain en un proyecto llamado “Utility Settlement Coin” (USC); Bancos españoles como el BBVA y Santander están impulsando conjuntamente proyectos de investigación en blockchain, por su parte BBVA ha realizado con éxito varias pruebas de transferencia transatlántica de capital en tiempo real usando la plataforma de los criptoactivos, para muchos analistas blockchain podría potenciar el crecimiento de las entidades financieras en los próximos años, mejorando aspectos claves como la seguridad, la validación de identidad, la velocidad de transmisión y la efectividad de los costos bancarios.
La imagen negativa generalizada de gran parte del sector financiero como entidades depredadoras y abusivas, la desconfianza en los activos e instituciones tradicionales, las constantes incertidumbres y crisis económicas globales; han propiciado el crecimiento de las criptomonedas y su capitalización, a tal punto que inversionistas de renombre consideran que los criptoactivos pueden llegar a ser los nuevos activos de refugio (activos de gran valor que los inversionistas buscan en medio de las crisis por su poca capacidad para depreciarse, tales como el oro); y que la masificación del uso de las criptomonedas podría representar la eliminación definitiva para las barreras del mercado global. No obstante, la naturaleza del bitcoin y el resto de las criptomonedas sigue siendo todavía altamente volátil y especulativa, la característica que hacen a los criptoactivos únicos, también los convierten en terreno fértil para estafadores, captadores ilegales de recursos y para el blanqueo de capitales y la financiación de actividades criminales, sumado a esto la falta de un consenso generalizado sobre la regulación internacional, representan la más grande amenaza para la supervivencia e implementación masiva de los criptoactivos como medio funcional y cotidiano de intercambio, verificación y/o custodia de valor, pese a ello, es innegable que ya el mundo giro su mirada hacia esta nueva tecnología, su potencial es verdaderamente enorme, las criptomonedas han logrado en pocos años, acaparar la atención global y han provocado una acumulación gigante de capital obligando a los gobiernos y demás instituciones de la sociedad a tomar parte de este gran movimiento.
Entre defensores y detractores, entre vacíos jurídicos y regulaciones apresuradas, entre la oportunidad y la amenaza, entre el viejo establecimiento y la esperanza de un mundo más justo, entre la volatilidad y la especulación, entre el desconocimiento y los desafíos de la investigación; lo cierto es que los criptoactivos han llegado para quedarse y están propiciando no sólo una revolución económica sino que también pueden ser agentes de cambio cultural y social, más allá del precio y de la extrema volatilidad de este naciente mercado, está el valor verdadero que representa la tecnología de la cadena de bloques, una tecnología con el potencial para trasformar la sociedad tal y como la conocemos.

Bibliografía:
https://www.eleconomista.com.mx/tecnologia/Regulaciones-del-bitcoin-en-el-mundo-20171004-0095.html

https://www.lainformacion.com/economia-negocios-y-finanzas/bitcoin-criptomonedas-gobiernos-2018-lucha-terrorismo-blanqueo-capital/6339677

http://www.banrep.gov.co/es/publicaciones/documento-tecnico-criptomonedas
https://coinmarketcap.com/charts/

8 países en los que el uso del Bitcoin es ilegal

Las 10 Criptomonedas Con Mayor Crecimiento En 2017


http://www.dinero.com/economia/articulo/cuantas-personas-en-el-mundo-tienen-acceso-al-sistema-financiero/221680
https://www.dc.uba.ar/academica/tesis-de-licenciatura/2016/vanotti.pdf
http://repositorio.pucp.edu.pe/index/bitstream/handle/123456789/71316/309%20Carlos%20Bittrich%20-%20Blockchain.%20Construyendo%20confianza,%20demoliendo%20barreras%20(A203%2010.08.2017%2012.00).pdf?sequence=1
https://www.bbva.com/es/bbva-realiza-transferencias-internacionales-tiempo-real-europa-mexico-ripple/
https://retina.elpais.com/retina/2017/09/07/tendencias/1504791824_090846.html
http://www.dinero.com/economia/articulo/banco-de-la-republica-y-superfinanciera-entran-en-la-onda-blockchain/249575
https://cincodias.elpais.com/cincodias/2017/12/29/mercados/1514556561_712815.html
http://www.banrep.gov.co/sites/default/files/publicaciones/archivos/documento-tecnico-criptomonedas.pdf
https://www.superfinanciera.gov.co/publicacion/monedas-virtuales-o-criptomonedas-10090492

Oriel Narvaez

Leave a reply